Sunday, September 11, 2016

RESEÑA DEL LIBRO "EL FISCAL ROSADO" DE JOHN SALDARRIAGA - EL COLOMBIANO

JOHN SALDARRIAGA Y SU FISCAL ROSADO. UN AUTOR QUE SE SALE CON LA SUYA
Emilio Alberto Restrepo*
La novela negra colombiana goza de buena salud, pues para que la literatura no se muera en el tedio o en el inmovilismo o en la nostalgia, se debe remozar con creaciones que cada cierto tiempo la aireen y títulos novedosos que den cuenta de personajes que le inyecten sangre fresca, mientras en las calles se ve correr otra sangre, la de  las víctimas, que generan la historia y la investigación tras los culpables, que es lo que  hace interesantes las narraciones.
Y es por eso  que nos complace reseñar con el lanzamiento del libro EL FISCAL ROSADO, del periodista y escritor John Saldarriaga, en la serie POLICIAS Y BANDIDOS, de la Editorial de la UPB.
El libro contiene dos relatos del fiscal Oscar Rosado, jefe de la 13ª unidad de investigación, producto de sus investigaciones en barrios de una ciudad que podría ser Medellín, pero que se enmarca en cualquier urbe latinoamericana. Color local, negrísimo,  para disfrute global, respetando todas las convenciones del género: una víctima, un investigador, unos culpables, unas pesquisas enrarecidas por un entorno hostil en una ciudad contaminada por el delito y la corrupción. Desde los títulos, La clara oscuridad de los gatos y El extraño caso de la gallina saraviada, se descubre la irreverencia, el estilo bien cuidado, la elaboración de los escenarios y la caracterización de los personajes, en una narración no exenta de humor y una desencantada ironía. Para llevar a cabo sus investigaciones, el Fiscal Rosado y sus colaboradores se desenvuelven en unas calles enmarañadas, donde todo está diseñado para el encubrimiento, donde tiene que hacer alianzas hasta con el diablo para espiar pecados propios y ajenos. Al final, se logra el objetivo: los crímenes se resuelven, no sin quedar cicatrices y un sabor agridulce, pero el lenguaje y el ritmo de Saldarriaga es poderoso y entretenido y el que sale ganando es el lector.
Es el tercer número de una serie que comenzó con otros dos personajes, RAMBERT de Memo Anjel y JOAQUIN TORNADO, de Emilio Alberto Restrepo. La colección estimula la creación de género negro escrito en Colombia, con novelas y relatos “de personaje”, que tenga continuidad en números sucesivos y que generen series con identidad, con fuerza narrativa y una alta y decantada calidad literaria.
En hora buena recibimos con regocijo este lanzamiento por parte de la editorial y del autor. Esto augura señales positivas para los amantes del género negro en Colombia. Se están publicando títulos originales, personajes locales con proyección universal, se les está apostando a los autores antioqueños y colombianos, se pretende darle continuidad a las sagas y a la colección. No son intentos aislados. Hay continuidad. Y los personajes, los Policías y Bandidos, tienen quien les escriba, quien cuente sus aventuras y desventuras y sobre todo, quien los lea. Estamos contentos: aún tenemos esperanza.

*(Médico y escritor antioqueño. En el género negro ha publicado Los Círculos perpetuos, La milonga del bandido, Después de Isabel, el infierno, ¿Alguien ha visto el entierro de un chino? Y las novelas y relatos de Joaquín Tornado, detective. En pocos días sale su libro GAMBERROS S.A., historias de pícaros)

Publicado en el periódico EL COLOMBIANO, a propósito del lanzamiento del libro el 11 de Septiembre de 2016




Thursday, September 08, 2016

COLEGA, ATERRICE, NO SE PONGA A CREER BOBADAS

COLEGA, ATERRICE, NO SE PONGA A CREER BOBADAS



Parece mentira, pero el concepto aquel de que más sabe el diablo por viejo que por diablo, no siempre se aplica a la vida real. Hay gente que no aprende, hay gente a la que la edad no le sirve para nada, hay gente que no se talla con la experiencia, hay personas a las que los hechos no les alimentan las entendederas. A más viejos, más pendejos, mientras más deberían saber, menos parecen entender.
Las cosas les pasan por las narices, se ven a punto de verse atropellados por la evidencia y ellos siguen ahí, como si nada, su conciencia permeable sigue sin inmutarse, sin romperse ni mancharse, como si no fuera con ellos.
O será que el equivocado es uno, pero, ¿cómo es posible que después de cumplidos los 50, un compañero crea que la secretaria recién llegada, o la estudiante, o la practicante de curvas imposibles, exultante de hormonas por todos lados, lo está mirando con un interés genuino   de hembra en celo que quiere tener una aproximación física porque lo encuentra un macho interesante y apetecible? Colega, aterrice, lo que quiere es exprimirlo, vaciarle los bolsillos y capitalizarse a su costa. A su edad, el único que le mira con interés genuino el cuerpo es el urólogo o el forense, y eso que con otro tipo de propósitos.
A su edad, eso de teñirse el pelo(incluso de tonos verdosos o rojizos), eso de empezar con ropas apretadas diseñadas para especímenes tres décadas más jóvenes, eso de empalagarse con cremas y gominas típicas de metrosexuales de músculos firmes y barbillas poderosas no es para usted, no haga el ridículo, las pocas rigideces que le quedan si mucho serán de orden moral o conceptual, deje de ser el centro de burlas de sus compañeros de trabajo.
Es hora de entender que las cirugías plásticas no devuelven la juventud ni la belleza, que la lozanía de la piel se pierde y no se recupera a punta de botox y que es más digno tener unas arruguitas naturales que una forzada sonrisa de guasón moldeada a punta de bisturí que, honestamente, no engaña a nadie. Colega, nadie le cree a ese cabellera implantada o teñida que nunca se acerca ni remotamente al natural, a esos párpados operados, a esas patas de gallo infiltradas. No se engañe. A su alrededor, todos están conteniendo la burla y el  comentario. Si no le dicen nada, es por pudor, por respeto a la edad, por una contenida compasión  o por un simple asunto de caridad y discreción, cuando no por mezquina indiferencia.
A estas alturas, y empezar a creerse que puede hacer ejercicio con el vigor que en realidad no demostró cuando sí se podía, no es sino un factor de esguinces, desgarros, fracturas e infartos fulminantes, sin contar con las descalificaciones y los susurros que se generan a sus espaldas, o incluso en sus propias barbas, lo que pasa es que ya no las oye. Porque además de todo, los años traen eso, una sordera selectiva.
O eso de querer sabérselas todas, alegar y querer imponer su verdad revelada sobre todos los temas humanos y divinos, ya no le luce, lo hacen ver como un viejorro prepotente y arrogante que borra con el codo todo lo que ha logrado con su mente en su trayectoria de tantos años, por presumir que sabe más que todos los que lo rodean. No desdeñe la carga intelectual y académica de la gente que viene detrás de usted. Es una generación muy estructurada, que piensa y se informa, llena de datos y de recursos. No piense que estar veterano es sinónimo de ser sabio; debería ir de la mano, pero no siempre es así, hay muchos que con los años es más lo que babosean que lo reflexionan y lo único que ganan es que los que están a su lado les vayan perdiendo el respeto o los vayan catalogando de insufribles. Eso de pontificar con la cabeza pelada y las sienes llenas de canas no le luce sino al Santo Papa, que dicen que es infalible. Y créame, usted está un tanto lejos, aunque se lo crea, de parecerse al romano pontífice. No sea tan pelotudo, o por lo menos, disimúlelo un tantico.
A estas edades, ya deberíamos saber que nadie regala nada, que de eso tan bueno no dan tanto, que al caballo lo soban es para montarlo, que más de un halago en un día empalaga, que no se ganan loterías sin comprarlas, que tanto manoseo deja llaga, que no existen minas con tanto oro y que de riqueza y de bondad, no debemos creer sino la mitad de la mitad.
Y esos bríos, eso de querer lucirse bailando reggaetón, eso de estar poniendo esa mirada de galán que lo hacen ver patético, eso de estar usando nombres inventados en redes sociales aparentando 20 años, 20 kilos y 5 pastillas menos, eso no le luce colega, créame, se lo digo de todo corazón.
No hay nada malo en envejecer con dignidad, en encanecerse con inteligencia, en encorvarse con altura. Lo importante es no resbalar en las pantanosas aguas del ridículo, en sacar a bailar en público ese oso peludo de la desvergüenza, en patinar en la pista de esa desubicación que no genera sino pena ajena.

Colega, ante todo, aterrice, no de papaya, no babosee tanto, no haga pendejadas y, por amor a Dios, deje de creer en tantas bobadas. Usted ya no está para esas cosas.

CODA

Dentro de la misma serie de CONSEJOS A UN JOVEN COLEGA, les recomendamos estas otras entradas

COLEGA, NO TRABAJE TANTO



Thursday, September 01, 2016

COLEGA, NO RENIEGUE TANTO

COLEGA, NO RENIEGUE TANTO





Tal y como se volvieron las cosas, el deporte nacional no es el  ciclismo, o el futbol o el tejo, sino el "gadejo", el quejarse, el alegar. De todo y por todo. Y el producto típico ya no es el café sino la mala leche. Y el pasatiempo favorito no es el cine o la televisión, mucho menos la lectura, sino el tiro al prójimo.
Ya encontrarse con el otro no es un motivo para regocijarse de lo bien que nos está yendo, o dar gracias a Dios de lo aliviada y unida que está la familia, sino una oportunidad para quejarse de lo dura que está la vida, de lo conchudos que son los compañeros, de lo abusivo que es el jefe, del gobierno, de los curas, de los maestros, del sistema de salud, de lo bruto que es el director técnico de tal equipo o de lo tronco que es tal o cual jugador que parece tullido y corre como si tuviera hemorroides. Siempre los otros…nosotros no, los otros.
Uno ve que a pesar de las dificultades, los indicadores muestran una tendencia al alza, la violencia, los secuestros y el desempleo disminuyen, el ingreso per cápita aumenta, sin embargo eso no parece reflejarse en el día a día de cada uno de nosotros: que la carestía, que la corrupción, que el sueldo de los congresistas, que el gobierno arrodillado, que el costo de las matrículas, que lo difícil que está el paso a la universidad, que la adicción a las redes sociales, que la esclavitud de los hijos a sus teléfonos celulares. Que la generación actual no sabe lo que quiere, en cambio en la nuestra sí que había valores, que la música de hoy es basura, que los bailes modernos una vulgaridad y más blá, blá, blá…; lo grave es que antes, los mayores decían los mismo de nosotros y mal que bien ahí vamos abjurando, para volver a caer en lo mismo que tanto nos incomodaba.
No hacemos sino renegar, parece que renunciamos del todo a lo lúdico, ya nada es placentero; según nuestro discurso cotidiano, todo es malo y tiene tendencia a empeorar.
En el trabajo, que mucho turno, que sobrecarga, que esos sueldos, que aquel por qué menos y yo más si ganamos lo mismo, que favoritismos, que broncas y persecuciones, que la pensión, que el sueldo no alcanza, que llego rendido. ¿Acaso no nos damos cuenta que estamos en posición de privilegio al tener algo estable que nos da estatus, nos permite mantener a la familia con dignidad y decoro y nos facilita ir resolviendo las necesidades que nos impone la existencia? Deberíamos tener claro que siempre va a haber personas en situaciones peores y mejores que las nuestras, que de nosotros y nuestro esfuerzo depende casi siempre que mejoremos o nos quedemos estancados. Casi siempre es cuestión de actitud, formación, empuje y en ocasiones algo de suerte. Y hay gente que siempre va a ser perdedora, que siempre va a llamar la desgracia con sus palabras, que nunca va a estar contenta, que definitivamente no la llena nadie. Esos siempre van a despotricar de todo, el problema es que contaminan el ambiente y la energía de los que los rodea.
Y lo mismo en la vida social, en la vida de relación: todavía somos tan idiotas que dañamos amistades por discusiones sobre deportes, sobre religión, sobre política, asuntos en los que nunca nos vamos a poner de acuerdo, en los que nunca va a haber unanimidad y temas que disparan comentarios y posiciones que hieren susceptibilidades, rompen la camaradería y dañan los afectos. Todo por estar desvalorizando la ideología del otro, por estar cuestionando la postura del otro, por creer que somos dueños de la verdad revelada. Que va, en esos asuntos nadie tiene la razón, cada cual piensa lo suyo y es casi imposible que en una conversación y menos en una discusión, nadie convenza a nadie y casi siempre quedan heridas que muchas veces dejan cicatrices imborrables. Es un asunto triste de la esencia humana, y se da por estar renegando a toda hora. Por la intolerancia y la arrogancia de creernos mejores y de mejor familia que los demás.
Pero, nos hemos preguntado, ¿cómo contribuimos cada uno de nosotros a que las cosas mejoren?¿Estamos haciendo algo creativo por salir de ese círculo vicioso de queja-perdición-insatisfacción-mal genio?
¿Estamos trabajando con conciencia y compromiso?¿Estamos dando lo mejor de nosotros mismos de acuerdo a nuestro entrenamiento y capacidades?¿Estamos solo asumiendo por cumplir un horario, tratando de escabullirnos en la ley del menor esfuerzo?
¿Será que por estar baboseando y envenenando el espíritu con energía negativa y malos comentarios sobre el quehacer del vecino, estamos dejando de hacer lo correcto o nos estamos dejando llevar de la mediocridad y el conformismo?
Colega, entendamos que hacemos parte de una generación privilegiada que tiene conocimientos, recursos, liderazgo social e ingresos por encima del promedio. Entendamos que podemos ser más útiles a la sociedad si somos asertivos, si generamos ideas, si somos solidarios y coherentes, si en vez de encontrarle un problema a cada solución, ponemos lo mejor de nuestro talento al servicio de las ideas, del bienestar del otro y ponemos nuestras capacidades al servicio de la sociedad, que nos dio la oportunidad de hacer estudios universitarios y de posgrado, muchas veces en el exterior y que por un principio de proporcionalidad, debemos retribuir a ella con gratitud, con solidaridad y sobre todo, sin maldecir tanto, sin tener a flor de labio el comentario derrotista, el oprobio, la descalificación.

Colega, entienda que usted es un privilegiado. No le pido que sea conformista ni se resigne a los atropellos. Por supuesto que no. Solo lo invito a que piense, a que sienta, a que se sonría, a que quiera, en fin…a que no reniegue tanto.

CODA

Dentro de la misma serie de CONSEJOS A UN JOVEN COLEGA, les recomendamos estas otras entradas

COLEGA, NO TRABAJE TANTO






Friday, June 24, 2016

EMILIO ALBERTO RESTREPO EN LA REVISTA LIBROS&LETRAS



EMILIO ALBERTO RESTREPO EN

LA REVISTA LIBROS&LETRAS 

Perfil publicado en el número 91, aniversario  de la revista literaria  LIBROS&LETRAS de octubre de 2014, paginas 29-31








Reproducimos el texto completo del perfil, para facilitar la lectura a los interesados:

EMILIO ALBERTO RESTREPO: UN ESCRITOR QUE 

VALE LA PENA CONOCER Y LEER

La primera vez que oí mencionar al escritor Emilio Alberto Restrepo fue en la Feria del libro de Bogotá de 2014, en donde lanzaba un libro con Ediciones Urano,DE COMO LES CRECIO EL CUELLO A LAS JIRAFAS, que había ganado una convocatoria en Argentina y había sido publicado con bastante éxito en los países del cono sur. Hojeé su libro (confieso que no lo compré), me pareció divertido y me escabullí rápidamente para tratar de entrar a la conferencia de Fernando Vallejo. No sabía nada de él; pensaba, con base en esa referencia, que era un escritor de literatura infantil.

Casualmente en la Fiesta del Libro de Medellín me volví a topar con su nombre, esta vez en términos un tanto distintos. Era ponente, junto a otros escritores,  de la conferencia “PORNOGRAFIA, SEXO Y CRIMEN: Esa Medellín desconocida”. El nombre era el mismo, no había duda, pero la diferencia drástica de temas me hacía sospechar de una especie de Dr Jekyll y Mr Hyde. Y para acabar de ajustar era médico…Algo raro se las traía ese personaje.

Ya en dos de los periódicos más importantes de Medellín, el tradicional El Colombiano, en la edición del 13 y del 16 de septiembre y en el alternativo UNIVERSOCENTRO, # 58 de agosto de 2014, me volví a topar con su nombre: su último libro “ENTRE EL MIEDOY EL MAL (El género negro en la poesía colombiana)” era ubicado en la lista de los libros más recomendados (lo que automáticamente equivale a aparecer en el ranking de los más vendidos). Ya el hombre me estaba produciendo curiosidad, entonces decidí programarme para asistir a su charla, dentro de la Fiesta, en el congreso literario Medellín Negro, que congrega autores especialistas en el género. Mientras daba vueltas por las librerías, me lo volví a topar otras 2 veces: Ediciones B había publicado dos novelas cortas suyas en un solo volumen: DESPUES DE ISABEL, EL INFIERNO y ¿ALGUIEN HA VISTO EL ENTIERRO DE UN CHINO? La primera me llamó la atención porque fue finalista entre casi 700 novelas del premio internacional Mario Vargas Llosa y el segundo porque tiene un título irresistible. En justicia, ambas tenían ese mérito: el primero bien poético y el segundo brutalmente atractivo. Esta vez sí lo compré, y el libro fue devorado y saboreado como se hace con los textos buenos: un gustazo, novela negra dura, carrasposa, cruel, sin concesiones. Chuleado, pasó la prueba. La segunda fue en el pabellón de las universitarias, en el Fondo editorial del ITM aparecía otro volumen del autor: "Un asunto miccional y otros casos de Joaquín Tornado, detective". Otro título bien extraño y atractivo. Una colección de cuentos de un rufián llamado Joaquín Tornado, un investigador bastante singular; para mí, otro hallazgo, sobre todo la última nouvelle, una verdadera joya que condensa toda la estética y los mejores valores de la narrativa negra llamada “Tornado y el Obregón”. Ahí le medí el aceite a Restrepo y entendí que se trataba de un autor con oficio, que evidenciaba horas y horas de lectura y manejaba el desenfado del género de una manera natural y fluida. Este estaba en rebaja y de todas maneras valió la pena.

Lo siguiente fue Google, para saber el resto: Finalista del premio Internacional Álvaro Cepeda Samudio con la novela LOS CIRCULOS PERPETUOS(cuatro ediciones hasta que la piratearon y el mismo Restrepo para no pelear más, la montó gratis en internet). Ganador de la Beca de creación del Municipio de Medellín en 2005 con EL PABELLON DE LA MANDRAGORA. Según me cuenta Jorge Consuegra, un libro también adictivo, brutal y crudo, de tema hospitalario, con pincelazos del negro, que no lo abandona del todo. Otro libro LA MILONGA DEL BANDIDO, finalista en el concurso de guiones de Buenos Aires Negra, también navega en las podridas aguas del bajo mundo y sobrevive al naufragio. QUE ME QUEDA DE TI SINO EL OLVIDO, ganadora del Premio de Novela Talentos Ciudad de Envigado 2008, una de las historias más graciosas y entretenidas que recuerdo haber leído en mucho tiempo. Como no se conseguía ya en tiendas, el propio autor me regaló un ejemplar. Me lo gocé de cabo a rabo.

Curioso, pero fuera de los mencionados, los libros parecen difíciles de conseguir. Restrepo dice que el escritor de fuera de Bogotá, sin prensa ni reflectores, se ve condenado al anonimato. Creo que valdría la pena que una editorial comercial se interesara por reeditar y distribuir su obra. Párenme bolas: tiene un enorme potencial de ventas, es entretenimiento garantizado. Haciendo una búsqueda, descubrí que amazon, norma, libreríadelau , digital.gandhi.com.mx, librerianacional.com, artemisedinter.com, hilodeplataeditores.com los distribuyen por internet. (Al menos los 3 primeros libros citados)

Por fin llegó el día del conversatorio. Estaba con el periodista y profesor Reinaldo Spitaletta, el comunicador y estudioso del mundo porno Ramón Pineda y la cantante y escritora argentina Tatiana Goransky. El tema, ese Medellín oculto que ruge bajo nuestros pies en un mundo acaso más grande que el que se ve en la superficie. Fue un coloquio de antología. Los cuatro se pusieron eso de ruana y los espectadores reían hasta la carcajada, al tiempo que meditaban las duras realidades que los expositores proponían como de ocurrencia en esa Medellín que casi ninguno de nosotros parecía conocer. La conexión con Emilio Alberto Restrepo fue inmediata. Me parecía como si lo conociera desde siempre, como si fuéramos buenos amigos de toda la vida. Es capaz de decir cualquier enormidad sin perder la seriedad y la compostura y su oralidad se acompaña de un calculado histrionismo que lo gradúa de excelente narrador oral, amén de ser un escritor de primera categoría. Tranquilos que Youtube.com no deja pasar nada y allí quedó evidencia de la charla para que se la gocen.

Lo que sigue, aún inédito, es la saga de su compadre (¿alterego?)Joaquín Tornado. Parece que tiene mucha cuerda, pues tema no le falta: apuestas ilegales, robo y falsificación de arte, la mafia de los directivos del deporte, pornografía, prostitución y cine snuff, movidas ilegales del mundo de las aseguradoras. Menudos asuntos condensados en una serie de novelas cortas afiladas como el bisturí que utiliza a diario en los quirófanos. Conociéndolo, afirmo que debe valer la pena.

En este perfil, un tanto a pincelazos, queríamos hacer justicia a un escritor juicioso y disciplinado, cultivado y riguroso que ha venido forjando desde la provincia, libro a libro, una carrera sólida y bien cimentada, con un porvenir que se augura gratificante y que se consolida paso a paso, lejos de los cerrados círculos de la élite de los grandes distribuidores, de por sí excluyente y descalificadora. Se ha venido haciendo con su esfuerzo personal, sin padrinos, con el apoyo de premios y menciones de honor, con una constante labor de pedagogía en grupos de estudiantes en los cuales va dejando la semilla de su legado, con sus conferencias y e interacciones con sus lectores que van dejando una profunda huella en ellos, en el voz a voz. Como bien lo dice Restrepo, lentamente va haciendo camino…

Sunday, January 03, 2016

FANTASMAGORÍA

FANTASMAGORÍA

Ante una convocatoria para un cuento alusivo al nuevo tranvía de Medellín (Ayacucho), escribí esta historia. Pasó desapercibida.  En Pereira convocaron a un concurso nacional de cuento y  quedó de finalista entre más de 200 propuestas enviadas; esta es la página del concurso:


Fue publicada en las memorias con los ganadores y finalistas, se pueden leer aquí:




Ahora, el suplemento GENERACIÓN del periódico EL COLOMBIANO lo comparte con sus lectores en la tradicional recopilación de cuentos que publica al final de cada año. (3 de Enero de 2016). Aquí lo reproducimos. Es un cuento corto, que busca integrar los elementos pasados y actuales del tranvía de Ayacucho mediante la creación literaria con elementos fantásticos y sobrenaturales.
Fue reproducido también por el portal Libros&Letras:

http://www.librosyletras.com/2016/02/fantasmagoria.html




FANTASMAGORÍA                                                         Emilio Alberto Restrepo
Durante muchos años evoqué las tibias vibraciones de ese tranvía que rodaba por Ayacucho, atravesaba el río y me llevaba hasta la América.

En esa época yo visitaba a mi prometida de entonces. Yo no sabía que cuando nos despedíamos y abordaba de nuevo el vagón para regresar a mi barrio, ella se dedicaba a recibir a aquel sujeto bigotudo, de traje presuntuoso y sombrero bombín que llegaba en su propio auto. Con el tiempo se convertiría en su esposo, pero no le duró mucho la dicha, porque a los pocos meses yo me encargué de  que hiciera la transición a viuda sin que apenas nadie me relacionara con los hechos. Todo pasó como un desafortunado accidente. Era una simple cuestión de reparación que me debía la engañera.

Esa ha sido mi mayor ventaja: paso desapercibido, casi nadie nota mi presencia y casi nadie me echa una segunda mirada. Todavía hoy, sigue siendo de la misma forma. Incluso se ha acentuado más con el paso del tiempo. Es apenas natural.

Por eso me era tan fácil escabullirme tras de aquellos malandros que atracaban borrachos o campesinos  en la Plaza de Cisneros o en Guayaquil y luego de despojarlos de sus sueldos o hasta de apuñalarlos, se montaban con toda la tranquilidad en el tranvía para llegar a sus casas como si nada perturbara su conciencia. Por aquellos días, yo  gastaba mi tiempo en hacer el recorrido y mirar la gente y la ciudad a través de sus ventanas y ver pasar todo tipo cosas y aburrirme de tener que quedarme callado viendo abusos, robos y maltratos sin poder hacer nada al respecto. Hasta que no me aguanté y con sigilo empecé a detectar a cada sujeto que hacía una cosa mala y entonces lo acechaba, muchas veces siguiéndolo hasta calles oscuras en las barriadas, haciéndole pagar por haber atracado a ese anciano, o a ese obrerito  o a esa salonera que había infamado su cuerpo con alientos y sudores de borrachos para llevarles  comida a su madre y hermanitos.

Durante años, a falta de otra ocupación y totalmente convencido de la bondad de mis acciones, ejercí la justicia por mis propios medios, librando a la ciudad  de muchas de esas alimañas que tanto mal le hacían a las gentes de bien, que estaban desprotegidas ante la iniquidad y el crimen. Casi nunca tuve problemas, jugaba con ventaja y al terminar la ruta llegaba a mi cuartico con la satisfacción del que hace las cosas bien hechas,  con compromiso y criterio social.

Nadie lo sabía, pero me había convertido en un héroe anónimo que defendía al ciudadano del abuso y la agresión de los rufianes. Me había quedado con nadie, así que nadie me esperaba al llegar por las noches; estaba curado en asuntos de malos amores y soledades y en el tranvía tenía todo lo que necesitaba para pasar mi tiempo y detectar aquellos que le hacían mal al prójimo, haciéndoles pagar por ello.

Tuve que parar, cuando me gané una cuchillada de un ladronzuelo de dedos ágiles más escurridizo que todos, que  terminó clavándome su daga en todo el pecho. Fui a dar con mis carnitas al Hospital de San Vicente, literalmente vi el túnel, recorrí oscuros e insondables senderos, pero al volver a mis andanzas no descansé hasta que el maldito terminó bajo las ruedas de una volqueta, empujado por un par de brazos obstinados contra su espalda en una de las curvas bruscas que daba el tranvía al cambiar de ruta, retomando el sentido del Bosque  de la Independencia hacia el centro.

Luego de eso, el nuevo orden de vida arrasó con muchos aspectos de la ciudad, entre ellos el tranvía de Ayacucho, que se había vuelto parte mi existencia. Sin él, muchas cosas no tenían sentido, todo flotaba como en medio de una nube, la gente pasaba por mi lado sin apenas verme y  me tocó conformarme con ser un sujeto pasivo contra una muchedumbre de pillos que crecía y crecía al vaivén loco de una ciudad que no hacía sino multiplicarse sin control, a un ritmo de vértigo que me hizo cruzar los brazos en una desazón  de me hería de impotencia.

Ahora escucho en todas partes que el tranvía vuelve, es una realidad que vuelve y no veo la hora de montar en él y divisar de nuevo esta  mole de ciudad que tanto se ha transformado. Yo no he cambiado para nada, lo he extrañado demasiado, no veo la hora de que arranque nuevamente, me imagino que a más velocidad y con menos vibraciones, pero tranvía es tranvía. Tiene  una magia que no sé explicar.

Ardo en deseos  de volver a montarme en él, de apoderarme de un asiento y una ventanilla  y dar vueltas y vueltas en un circuito que nunca es igual al  otro ni rutinario. Me veo discreto, callado, haciéndome el desentendido, pero sin bajar la guardia, siempre alerta y vigilante. No veo la hora de estar pendiente y ver con disimulo a los malos que siempre están rondando a los buenos para tratar de dar el zarpazo, pretendiendo pasar impunes y sin un rasguño. Después de su golpe vendrá el mío, de eso pueden estar seguros y ya no tengo nada que perder.

Extraño los buenos tiempos, los buenos momentos y sé que puedo recuperar las sensaciones de los mejores años y volver a sentir todo eso que sentía, ese regocijo, ese aturdimiento, esa pasión que me embargaba cuando hacía justicia con mis manos, incluso cuando todavía estaba vivo. Ahora con mayor razón.

Ese ha sido mi destino desde siempre: vivir para regocijarme de la venganza justiciera que me alimentaba y morir en mi ley nadando en esas pantanosas aguas de la revancha. En este instante ya no veo la hora de tener una nueva oportunidad en el tranvía de Ayacucho, ahora que mis carnes se han vuelto inmunes a los cuchillos, a los golpes, a las balas, al olvido…

LEER MAS ARTICULOS DE "MEDELLIN, ESA DESCONOCIDA" EN:

Leyendas Urbanas de Medellín:
http://emiliorestrepo.blogspot.com/2005/05/leyendas-urbanas-de-la-tradicin-oral.html

 Crónica de los Cantantes jubilados que nos visitan:
http://emiliorestrepo.blogspot.com/2005/05/medelln-el-paraso-de-los-dinosaurios.html


 Crónica de un infiltrado en la Cabalgata de Feria de Flores
http://emiliorestrepo.blogspot.com/2008/02/un-recien-llegado-la-cabalgata-de-la.html

Medellín UNDERGROUND

¡¡¡¡DESTACADO!!!!
Cuentos propios, leídos por el autor:



Comentarios:

Orlando Ramírez Casas

4 ene. (Hace 4 días.)
para Cco:


-----------------------------------------​
Hola, jóvenes:

Mi hija, mi yerno, y mi nieto, que viven en Bogotá, estuvieron en Medellín para pasar la noche de navidad del 2015 con nosotros, y una de las cosas que hicimos con ellos fue montar en el nuevo tranvía. Nos pareció suntuoso, impresionante, una maravilla, motivo de orgullo, en el corto trayecto que está habilitado para la familiarización de los usuarios porque es una obra inconclusa que la inauguraron cruda o la maduraron biche y falta mucho en el cronograma por hacer. Mi mente pervertida me dice que esa premura se debió al afán del alcalde saliente, Aníbal Gaviria, de cortar cinta y tomarse la foto en vitrina antes de entregar el mandato. Quería figurar en la placa como el realizador de tal obra que se empezó a gestar en la administración anterior a la suya y se culminará en la que le sigue. A la manera de los toreros de cuadrilla que salen con sus capotes a hacerle el quite al toro mientras el matador se repone de la cornuda zarandeada, la Dra. Claudia Restrepo salió a dar declaraciones de que ella como gerente del Metro se había equivocado al inaugurar la obra “como parte de las celebraciones de los veinte años de la empresa Metro de Medellín”. Muy noble de su parte. Muy loable, muy leal, y muy solidario. No sé si ustedes le crean pero, como decían los abuelos, “a otro perro con ese hueso”. La publicitada preinauguración fue un hecho político para poder ponerlo a figurar en el libro de las cien realizaciones del alcalde saliente, y punto.

Al joven conductor de un camioncito transportador de mercancías para la última empresa donde trabajé, residente en el barrio Barichara de Itagüí, se le iluminaron los ojos cuando se dio cuenta de que yo era escritor. “Mi padre también escribe, me dijo, “él es taxista, pero está escribiendo un libro en el que cuenta la historia de mi tío y ya lo tiene casi listo. Ahora está buscando quién se lo publique. Lo miré con un poco de escepticismo, no lo niego, pero le hice la pregunta: “Y, ¿quién es tu tío?. No se amilanó al responderme: “Era, porque ya lo mataron. Mi tío tuvo una revelación divina de que él era un ángel vengador destinado a limpiar el mundo de la gente mala que lo rodeaba, y empezó a matar sicarios residentes en la vecindad de la comuna nororiental. Cuando lo mataron a él, él ya había logrado matar a más de veinte. ¡Un ángel vengador, un rambo criollo! Eso es cosa de no te lo puedo creer.

Fabio Restrepo, el taxista que terminó convertido en actor de cine y televisión por cuenta de una palomita actoral que le dio el director de cine Víctor Gaviria en las películas “La vendedora de rosas” y “Sumas y restas”, resultó ser un actor de cualidades innatas que se desempeña con credibilidad a pesar de no haber estudiado teatro ni recibido clases magistrales en la materia. A él le fluye, como decimos. Restrepo es autor del libro titulado “Verdugo de verdugos” y dijo en una entrevista que “Todo empezó por el libro Verdugo de verdugos. Yo no soy escritor, pero me entretuve escribiendo la historia de mi hermano y resultó que eso le gustó a un amigo que tuvo agallas para hablar con Víctor Gaviria, quien quiso conocer el texto y luego me propuso que hiciera el casting. Verdugo de verdugos se trata de un muchacho que se dedicó a hacer justicia por su propia mano, él primero se convirtió en la autoridad del barrio, y después en la autoridad de muchos barrios, y yo empecé a escribir porque yo vivía con él, sabía las cosas que él hacía y me parecía admirable su forma de ser porque la gente se identificaba con él. Yo cuento en el libro todo con pelos y señales, con nombres propios, porque entre otras cosas yo no sabía que eso lo iban a publicar…”.

He recordado este episodio por cuenta del médico Emilio Alberto Restrepo Baena que escribió un cuento inspirado en el nuevo tranvía de Ayacucho. Se titula “Fantasmagoría” y, coincidencialmente, se trata de… mejor lo leen ustedes en su blog.

NAPA
Aquí les comparto el cuento, leído para el canalTeledonmatias Tu Propia Imagen, de tema fantástico con aires de género negro, finalista en el concurso de cuento de Pereira y publicado por el periódico El Colombiano el 3 de enero de 2016.





Friday, June 12, 2015

CUENTOS LEIDOS

En este rincón aparecen algunos de los cuentos leídos por mí en presentaciones o para canales de televisión.
Son cuentos cortos, casi todos publicados. En la referencia de cada uno, se agregan los comentarios respectivos.
Esta sección está en permanente actualización (digo yo)
*****************************************************


UN TELEVISOR FULL COLOR

Con este, he botado mucha corriente y lo he leído en cuanta parte me han invitado, con buena aceptación por parte del público. Hace parte del libro GAMBERROS S.A. Género: picaresca. Ya está terminado el guión del cortometraje.




Más comentarios en: 
http://emiliorestrepo.blogspot.com/search/label/Un%20televisor%20Full%20color




EL PERRO

Hace parte del libro LOS CIRCULOS PERPETUOS, como capítulo, pero también aparece en GAMBERROS S.A.






MEA CULPA

Hace parte del libro GAMBERROS S.A. Género: picaresca, de ambiente hospitalario.



DE COMO LES CRECIO LA TROMPA A LOS ELEFANTES

Cuento infantil, hace parte del número 63 de la colección PALABRAS RODANTES, de COMFAMA Y EL METRO de Medellín





MONOPOLIO

Hace parte del libro GAMBERROS S.A. Género: picaresca, de ambiente hospitalario. Originalmente apareció como capítulo de EL PABELLON DE LA MANDRAGORA




UN ASUNTO SORPRENDENTE

 Cuento de ambiente hospitalario. Originalmente apareció como capítulo de EL PABELLON DE LA MANDRAGORA. Aparece en el libro ANTOLOGIA COMENTADA DEL CUENTO ANTIOQUEÑO, publicado por la U de A y EAFIT. Se puede leer completo en: 



LA VIDA A TIENTAS

Cuento esquinero con 2 historias que se entrecruzan, originalmente publicado en la antología TRABAJOS DE TALLER II (Universidad de Antioquia y ASMEDAS) ganadora de la convocatoria de RENATA 2010. En lo personal le tengo mucho afecto y es uno de los que más me piden que haga lecturas en público.




MI PRIMER CARRO

Cuento de picaresca que apareció por primera vez en QUE ME QUEDA DE TI SINO EL OLVIDO, pero que tiene personalidad propia como cuento por sí mismo, y también me han invitado a leerlo en muchas partes por la fuerza de su narración oral. Fue recuperado para el volumen de GAMBERROS S.A. Se los recomiendo, muy divertido.






LA ÚLTIMA CORRERÍA DE DARÍO MENDOZA

Cuento extraído de los CIRCULOS PERPETUOS, lleno de casualidades, azares y vericuetos.



CERRANDO UN CÍRCULO VICIOSO

Cuento extraído de los CIRCULOS PERPETUOS, matizado de jugarretas, inconvenientes y un final sorprendente.






EL DÍA DEL SANTO

Cuento tomado de EL PABELLÓN DE LA MANDRÁGORA.  Picaresca urbana y final sorprendente.




NICOLÁS
Cuento tomado de EL PABELLÓN DE LA MANDRÁGORA.  Drama emocional que explora la represión afectiva  y  final sorprendente.






EL TRISTE SUEÑO DE LOS INFANTES


Les comparto la lectura de este cuento, EL TRISTE SUEÑO DE LOS INFANTES, narración de género hospitalario tomado del libro EL PABELLÓN DE LA MANDRÁGORA, ganador de las beca de Novela del Municipio, 2005. Es una impresionante historia tomada de un caso de la vida real.




UNA NOCHE CON EL DOCTOR ARTEAGA

Cuento de picaresca que apareció por primera vez en QUE ME QUEDA DE TI SINO EL OLVIDO, pero que tiene personalidad propia como cuento por sí mismo, y también lo he leído en muchos escenarios. Está basado en un caso real que se volvió leyenda, y ya ha vuelto a mis oídos matizado con otros detalles. Se los recomiendo, muy divertido.





GENIO Y FIGURA
Este relato, GENIO Y FIGURA, es tomado del libro EL PABELLÓN DE LA MANDRAGORA. Cuenta una historia de la vida real hospitalaria, en que se muestra hasta dónde llega el alcance de los pillos y los sujetos de mala calaña.





MORDIENDO EL ASFALTO
Cuento basado en un caso de la vida real, publicado originalmente en LOS CÍRCULOS PERPETUOS, con tintes callejeros, áspero, lleno de compulsiones, con un aire de venganza. Muy recomendable, se van a dar cuenta.




TÍO


Cuento costumbrista y de picaresca tomado del libro EL PABELLÓN DE LA MANDRÁGORA. Modificado(muy poco) de una historia de la vida real que me impactó.





EL ÚLTIMO CUENTO

Un cuento extraño y surrealista sobre el proceso de la creación llevada a sus extremos. El autor que asume la obra hasta las últimas consecuencias.


AL FILO DE LA DECADENCIA


Un cuento de picaresca con connotaciones folclórico-mágicas de un personaje de barrio. Extraído de EL PABELLÓN DE LA MANDRÁGORA



MEMORIAS DE UNA CONJURA
Un cuento de fantasía y ambiente  literario, que explora las intrigas, la manipulación, la conspiración, con cierto aire de género negro. Un homenaje -con algo de cuestionamiento- al proceso de "enseñar el arte de la escritura".



FANTASMAGORÍA
Cuento  de tema fantástico con aires de género negro, finalista en el concurso de cuento de Pereira y publicado por el periódico El Colombiano el 3 de enero de 2016.



LA OTRA EXPLOSIÓN DEL CORAZÓN


Cuento de final trágico y sorprendente, que aparece en EL PABELLÓN DE LA MANDRÁGORA. Un intento de guión y cortometraje realizados en la U de A, se puede ver en este enlace: http://emiliorestrepo.blogspot.com/2005/05/guin-cortometraje-la-ltima-explosion.html



DIANA

Cuento de género hospitalario y final sorprendente, tomado de la vida real. Apareció originalmente en EL PABELLÓN DE LA MANDRÁGORA




EN LAS BRUMOSAS BABAS DEL OLVIDO
Este cuento fue concebido para dedicar un homenaje a la memoria -o a la desmemoria- de mi recordado maestro de taller literario, Mario Escobar Velásquez. Basado en hechos de la vida real,pero deformado,o reformado,por la creación literaria o de ficción. Se lo dediqué,con gratitud y admiración y lo comparto, no sin cierto pudor.


DELEITES Y CONTEMPLACIONES DE UN TAXIDERMISTA
Este cuento, un poco añejo, está a mitad de camino entre el terror y la fantasía, con aires barrocos y una no velada influencia de Poe y Lovecraft. Fue ganador de un concurso de cuento en la Universidad CES.